PAREJAS CON NIÑOS EN EDAD ESCOLAR

LA LLEGADA DEL PRIMER HIJO
14 octubre, 2010
CUANDO LOS HIJOS LLEGAN A LA ADOLESCENCIA
16 noviembre, 2010

Es el primer desprendimiento del hijo. La escolaridad marca el principio de una cadena de actividades, implica nuevas exigencias económicas y emocionales. En la edad escolar el niño busca darle un sentido de competencia versus sentido de inferioridad. Los padres, manteniendo su espacio íntimo, acompañan al niño en el descubrimiento y potencialización de sus áreas de competencia y de sus fortalezas.
Hay que manejar cuidadosamente los déficit y las competencias del niño para no hacerlo sentir inferior. En esta época el niño se socializa; aprende a convivir con los demás, a intercambiar, a ser amigo, a trabajar en equipo. Es vital acompañarlo en este proceso y ayudarlo a negociar conflictos cuando se presenten.


El manejo de la autoridad que hacen los padres debe estar apoyado en el fomento de la autonomía y en la progresiva toma de decisiones en los diferentes campos de la vida del niño.

Los riesgos que se dan en esta etapa son:

  • Casi siempre se debilita la relación por descuido de otros campos compartidos de la pareja.
  • Se transmiten miedos hacia el mundo externo por parte de los padres a los hijos.
  • Limitar la socialización del niño impidiendo el desligue paulatino de la familia.
  • Desprendimiento afectivo.
  • Contradicciones entre los padres en cuanto a normas y reglas familiares en la crianza de los hijos.
  • Exclusión del padre en el cuidado y tareas de los hijos, pasando a ser un recargo para la madre.
  • Es la finalización del hechizo de los años iniciales que vivía la pareja.
QUE HACER? 
  •  Conservar el equilibrio en los roles como pareja y como padres.
  • Reajuste en la organización de tareas.
  • Compartir logros.
  • Uso adecuado del tiempo libre.
  •  Apoyar la adquisición gradual de independencia del niño.
  • Crear confianza en los hijos.
  • Jugar mucho con ellos.
  • Hacer programas en familia.
  • Trabajar mucho en la formación de la autoestima del hijo y en mejorar la estima de la pareja.
  • Establecimiento de límites adecuados en la familia.
  • Confirmación del compromiso mutuo.
  • Aprovechar para compartir más en pareja el tiempo con que cuentan.
  • Mucha comprensión y mucha COMUNICACION. 

     VOLVERSE EXPERTOS EN CONOCER LO QUE HACE AGRADABLE Y DESAGRADABLE AL OTRO.