EL NIDO VACIO

CUANDO LOS HIJOS LLEGAN A LA ADOLESCENCIA
16 noviembre, 2010
HIJOS AFECTIVAMENTE SANOS, UNA MISION DE FAMILIA
10 junio, 2011

En esta etapa del ciclo vital, los hijos maduran y asumen autonomía económica, eligen pareja y salen del hogar. Los padres deben asumir la salida de los hijos lo que generalmente implica hacer un duelo. El duelo es mayor cuando los hijos salen abruptamente o sin la debida preparación.

La red social de la familia se amplía: suegros, yernos, cuñados, sin embargo, la pareja debe adaptarse a vivir nuevamente sola.

Quedó la pareja igual que la primera noche de casados. A este tiempo ya la pareja ha pasado las verdes y las maduras, experiencias lindas, experiencias duras, penosas, triunfos, fracasos y ahora una prueba muy dura: Los hijos se han ido.
Si las relaciones fueron de conflicto, si el amor de los esposos se fue, este momento es terrible y surge la separación.

A las parejas le llega la hora de la verdad y es ésta. Si no hubo realización de nada, si no se cumplieron expectativas hay sensación de fracaso; a los que habían utilizado a los hijos como único elemento de relación les llegó la hora de la demanda psicológica, hay quienes no la resisten.
QUE HACER?
·        Aceptar la separación de los hijos como una forma
de crecimiento y realización personal.
·        Procurar y mantener una relación adulta y equilibrada.
·        Reencuentro de la pareja para el logro de expectativas y metas no alcanzadas.

LA RELACION CON LOS HIJOS CAMBIA; ANTES ERA VERTICAL Y AHORA SE VUELVE MAS HORIZONTAL, MAS DE TU A TU.