Suscribete a nuestro Boletín y recibe todas las novedades de nuestra página web.







Banner


Últimos comentarios

Online
Tenemos 434 invitados conectado(s)

Acceso a Universo VIVA


Banner

ABRE TU CORAZON PDF Imprimir E-mail
Usar puntuación: / 1
MaloBueno 
Escrito por HEATHERASH AMARA   

Buscar el amor te impide ser consciente de que ya lo tienes, de que el amor eres tú.
Durante años comprendí los conceptos de amar más   y de la aceptación incondicional. Conocí a la mujer que quería ser: más amorosa, más tolerante, más comprensiva. Pero en la vida cotidiana me esforzaba por mantener abierto el corazón, sobre todo cuando me sentía asustada.

En mi búsqueda para aliviar mi corazón advertí que existía una correlación directa entre mi corazón y mi juez: cuando mi voz crítica se imponía, mi corazón se cerraba. Aun siendo consciente de eso, mi juez interior continuaba atormentándome, y mi corazón seguía bajo sus corazas y protegido. 

Tanto si resulta creíble como si no, fue una pintura antigua de una agila lo que me insto a entrar en relación con el corazón de una manera distinta. Era 1996 y me encontraba con don Miguel Ruiz un grupo de gente en las pirámides de Teotihuacán, en México. Estaba meditando en silencio delante de un mural de un águila cuando, de repente, tuve una visión y vi que el águila salía del muro, agarraba mi corazón con el pico y volaba hacia el sol.

Yo estaba rezando para liberar los miedos que tenía apropósito de una relación, e intuí el mensaje que se me daba a partir de esta visión: tu corazón no te pertenece, ni a ti ni a nadie; es del universo. Deja que brille como el Sol. No dejes que tu corazón se apague a determinadas cosas; deja que sea un reflejo del amor del universo, que se emane luz pura.

Durante esa intensa experiencia me di cuenta de que mi corazón genuino no se podía romper, ni entregar, ni pertenecer a otro, que ni siquiera tiene preferencias. Mi corazón no es un órgano separado, sino un universo entero  de estrellas y espacio que latía en mi pecho. Sentí y comprendí lo íntimamente conectada que estaba con todo, ¡y la fuerza con que lo amaba! El placer, el dolor, el sufrimiento, la alegría, el amante, el ladrón, la señora del quiosco, mi mejor amiga… todos ellos eran sagrados, amor puro en movimiento visto con los ojos de mi autentico corazón.

Con el tiempo me percaté de que en mi experiencia con el águila en Teotihuacán fue un cambio fundamental que se había operado en mi vida. Había traslado el centro de gravedad de mi cabeza a mi corazón. A pesar de que el juez de mi mente todavía lograba captar mi atención, ya no era el quien dirigía. Un tiempo después de haber vivido esta experiencia cometí un error, y una dulce voz en mi interior me dijo: “Bueno, pues vuelve a intentarlo” Me estremecí de  la sorpresa. Después de permitirle  a mi  juez interior que durante años me empujara a ser mejor, a  intentarlo  de nuevo y con mas ahínco, a ser perfecta, esta amable aceptación de mi misma me resultaba desconocida.

Al  principio sospeche, como si un antiguo enemigo mío de improviso me hubiera enviado bombones y flores. ¿Por qué estaba siendo amable conmigo misma si había cometido un error? ¿Regresaría el  juez para castigarme más adelante en mi camino? ¿Y si mi juez tiene razón y ser dulce con migo misma me volvería blanda y entonces cometí  mas errores o me convertiría en una persona autocomplaciente? Mientras seguía viendo como mi dialogo interior se iba transformando y pasaba del miedo (mente) al amor (corazón), vi que dejándome llevar por ese juez que tenía miedo perdía energía y me quedaba angustiada y al borde de sufrir un ataque de nervios, mientras que si me inspiraba y me dejaba guiar por el corazón que todo lo aceptaba, me sentía más feliz, confiada y flexible.

Las cosas cambiaron en realidad cuando empecé a relacionarme con mi mente desde el corazón. Esta es una lección importante para el corazón de una Diosa Guerrera: ten compasión y amate con locura mientras deshaces los viejos nudos y miedos y cultivas la capacidad de tu corazón. Todos hemos vivido experiencia que nos catapultan hacia el amor: el nacimiento de un hijo, una experiencia espiritual inesperada, incluso ese vestido de color perfecto.

Son apetencias del corazón que se adentran en el flujo del poder del corazón. Lo que queremos es tomar estas experiencias singulares y estabilizar nuestro corazón como nuestro centro de percepción. Para vivir de acuerdo con el corazón hay que recurrir a las herramientas de una guerrera: la paciencia, la perseverancia y el sentido del humor. O sea prepara  a tu compasiva diosa le la limpieza y la purificación sagradas para que trabaje mano a mano con tu centro guerrero y limpie las falsas creencias y todo aquello que se haya estancado en tu corazón.
 



Añadir esta página a tus sitios web favoritos Social Bookmarking
 
 
Cargando...



Banner