Suscribete a nuestro Boletín y recibe todas las novedades de nuestra página web.





Banner

 

 

 

 


Últimos comentarios


Se llaman orgánicos a los productos que proceden de cultivos o crianza de animales donde no se han utilizado agroquímicos (pesticidas o fertilizantes sintéticos), hormonas, anabólicos ni antibióticos. En la producción orgánica no se aceptan variedades transgénicas (manipuladas genéticamente).

Al procesar los alimentos, no se usan aditivos o conservadores artificiales. En cambio, se han optimizado las relaciones entre las fuerzas vivas de la naturaleza: el suelo (fertilizado con métodos naturales), el aire, el agua y el sol y las distintas poblaciones de seres vivos en el agro-ecosistema.

Más sabrosos y nutritivos.

Por respetar los tiempos de crecimiento natural., sintetizan mejor los azucares y nutrientes del suelo.

Sin sustancias tóxicas.

La alimentación orgánica se concentra en garantizar alimentos sin aditivos y sustancias químicas, base esencial de una dieta que promueve el cuidado de la salud.

Cuida nuestro planeta.

Consumiendo y utilizando productos orgánicos contribuyen al cuidado de nuestro planeta como legado a las generaciones por venir.

 

Razones para consumir orgánico

  • Los productos orgánicos son más saludables. Están libres de residuos tóxicos persistentes procedentes de pesticidas, fertilizantes sintéticos, antibióticos, aditivos y conservadores.
  • Tampoco tienen trazas de anabólicos ni de hormonas (STB) que pueden alterar el balance bioquímico de nuestro organismo, crítico para el crecimiento sano y normal de los niños.
  • Los productos orgánicos son más nutritivos: pruebas comparativas realizadas tomando como base alimentos comunes como frutas, cereales y legumbres demostraron una mayor concentración de materia seca y mayores proporciones de vitaminas, proteínas, azúcares y minerales.
  • Son alimentos elaborados con métodos que no alteran su calidad nutricional, en muchos casos artesanales. Gracias al esmero y cuidado en su producción, rescatan gustos originales y tienen mejor sabor.
  • La distribución de productos orgánicos, por lo general se realiza bajo principios de comercio justo, donde los productores de escalas medias y pequeñas (huertos y granjas familiares, cooperativas de producción) reciben una proporción justa del precio final, lo que contribuye a crear sustentabilidad para las comunidades del campo.
  • En la producción orgánica no se utilizan variedades transgénicas ni se permite la irradiación de semillas, evitando con ello daños ecológicos y riesgos para la salud. En cambio, se rescata el uso de variedades criollas, salvándolas de la desaparición.
  • La práctica de métodos orgánicos no genera problemas ecológicos, sino que los resuelve. No se dañan ni contaminan servicios ambientales como suelos, agua y atmósfera. La producción orgánica rescata y promueve la biodiversidad.
  • La comida orgánica no parece ser una moda pasajera. Se trata de un tipo de alimentación que protege la vida del planeta y la salud de los consumidores. En este sistema de nutrición, las frutas, legumbres y verduras orgánicas son cultivadas sin pesticidas y regadas con agua natural no tratada, es decir, no dañan de ninguna forma la tierra.

 

 
Cargando...



Banner