Boletín de Angeles
Suscríbete! Todo lo que deseas saber sobre los ángeles, tarot, artículos, historias, vivencias angélicas







Banner


Últimos comentarios

Online
Tenemos 480 invitados conectado(s)

Acceso a Universo VIVA



ENERGIZA TU SEXUALIDAD Y CREATIVIDAD PDF Imprimir E-mail
Escrito por HEATHERASH AMARA   

Cuando empecé por primera vez el camino de la sanación de la Diosa Guerrera al principio me mostré muy reciente a considerar mis creencias sobre la sexualidad. Mi mente me decía que me hallaba en un camino espiritual y no podía perder el tiempo en cosas tan triviales como curar décadas de porquerías acumuladas en el tema. ¡Yo me quedo como estoy gracias pero no!, era mi lema cuando tocábamos el tema del sexo.

 

Sin embargo, cuando deshice los nudos y repare las fugas de mi propio flujo sexual interior, me hice un gran favor y devolví mi propia energía a mi cuerpo. Compartiré más cosas sobre mi viaje más adelante, En primer lugar, demos un vistazo general al terreno que recorremos juntas.

Son enormes la confusión, el miedo, las distorsiones y las heridas que existen respecto al tema del sexo en nuestra cultura. Muchas mujeres están heridas de algún modo en su sexualidad; aunque sencillamente sea por el hecho de verse rodeadas de tantos anuncios que nos demuestran lo que se significa ser sexy y por los numerosos tabúes de la vieja escuela que afirman que ser sexy no perjudica en el momento de afirmar nuestro propio cuerpo y naturaleza.

Hay muchas maneras de exprimirle el jugo a nuestra esencia sagrada y sexual. Aprendemos mucho sobre la sexualidad: es peligrosa, nos acarreara problemas, es vergonzosa, no es espiritual, nos herirán, nos rechazaran, nos verán como personas promiscuas, es demasiado, es demasiado poco, soy demasiado vieja para el sexo…

A veces, cuando iniciamos un camino espiritual pasamos por alto de forma consciente planearnos nuestra naturaleza sexual creyendo que esta obstaculizara nuestro crecimiento. En el camino de la Diosa Guerrera, es más bien lo contrario; para convertirte en la mujer que tienes que ser es preciso que vuelvas a valorar tus ideas y creencias sobre el sexo. Muchas personas están confundidas en lo que respecta a su sexualidad. Si escuchas las historias de la gente sobre la energía sexual (y las historias que pueblan tu mente), oirás dos mentirijillas fundamentales muy interesantes.

Una es la de que la sexualidad es sucia y pecaminosa. Para maquillar esta mentirilla se dice que tu sexualidad debe controlarse porque, si no, te convertirás en un animal que salta sobre todo lo que se mueve, destruye civilizaciones siguiendo la estela de su lujuria carnal y terminara haciéndote arder en el infierno para siempre. (Ríete si quieres, pero es terrible ver lo que llevamos dentro a causa de esta forma de pensar)Segunda mentirilla es que la única manera de conseguir algo en la vida es llevando tu sexualidad a flor de piel.

Para maquillar esta segunda mentirilla se dice que si quieres ser popular, que se fijen en ti y te valoren, si quieres encontrar pareja o tener posesiones materiales, tienes que exudar una gran cantidad de vibraciones sexuales y llevar poca ropa para que se vea la mercancía. (Para mas información abre una revista cualquiera, echa un vistazo a las vallas publicitarias o enciende la televisión.) Te invito a que elimines todas las historias que te has contado a ti mismo sobre el sexo, y las de los demás, y busques el cubo de basura más cercano.

Y ahora empecemos desde el principio con la información que desearía que todos hubiéramos podido obtener con amor antes de llegar a los ocho o nueve años de edad. En primer lugar, la energía sexual es una potente fuerza que fluye a través de los pájaros, las abejas, las flores y los árboles, y a través de ti. Es una energía blanca e inmaculada como la nieve que danza a través de todos los seres de dos y de cuatro patas, de los animales que reptan y nada, y de todas las plantas, desde las semillas hasta las flores y los frutos.

No es nada malo, no es sucio, inmoral ni moral. Es la fuerza motora de la creación del planeta. Un buen sexo nos libera de nuestra mente y nos sumerge en los hermosos placeres del cuerpo, borra limitaciones y bloqueos, y ablanda nuestras corazas habituales. Un sexo magnifico nos aleja de nuestra personalidad y nos hace penetrar en el alma y en nuestra conexión con toda la vida.

A veces es cálido e insistente como el fuego; a veces fluye como el océano un día sin viento. Tu respiración fortalece su poder juguetón, mientras que el miedo y el estrés lo apagan. Tu sexualidad es uno de los mejores regalos que la divinidad tiene para ti y los afortunados con quienes decidas compartirla. La energía sexual constituye las raíces profunda de tu creatividad y pasión. Son las ramas floridas de la diversión sexual de tu cuerpo y tus sentidos.

Tu sexualidad es sagrada, Y es profundamente individual. Todas las maneras de expresión sexual son hermosas cuando hay un conocimiento consciente. Aprende primero el flujo de tu propia sexualidad y energía y luego juega con los demás sintiéndote guiada. Nunca hagas nada que no quieras hacer. Sigue tu experiencia y ve a tu ritmo sin atenerte al deseo o a la necesidad de los demás. El sexo no es un premio o un arma que se entrega para retener a otra persona.

Ser una Diosa guerrera no significa ser pía o asexuada. Más bien tiene que ver con tener un acceso completo a toda tu energía, incluyendo tu sexualidad. La sacerdotisa más alta del tarot es la Virgen, no porque prescinda de la sexualidad, sino porque su sexualidad es para ella; es soberana. Esto significa que cuando ejerce su sexualidad con los demás no ata con cuerda ni se deja atar por los demás.

No utiliza su sexualidad para manipular o para cazar a otras personas. Nunca la ejerce porque se ve obligada a ello o porque tenga que cuidar de los demás. Su sexualidad es sagrada, ¡ama su propio fuego! Su camino es encender su pasión para sí misma, honrando su naturaleza sexual y sanando o despojando los miedos a cualquier otro tipo de creencia que mitiguen su acceso a su fuerza vital. Esto no significa que tengas que permanecer en una relación de pareja tradicional. Quizás estés casada.

También puedes elegir el celibato y vivir un tiempo sin tener una relación. Puedes tener amantes o amigos con los que explorar. Cuando aprendes a aprovechar tu energía sexual, no importa si tienes un compañero sexual durante mucho tiempo, no tienes ningún amante o cuentas con docenas de ellos. Tu objetivo es reclamar tu fuerza vital sexual del modo que resulta más adecuado para ti.

Dos zonas a las que hay que prestar atención en lo que respecta sexualidad son tu imagen corporal y el miedo al poder. Si esta avergonzado o incomoda con tu físico, eso puede influir en tu conexión con tu flujo sexual. Una de mis maneras preferidas de transformar nuestra relación con nuestro cuerpo y nuestra sexualidad es la que plantea Marion Woodman. Esta escritora una de las más leídas sobre temas de psicología femenina, nos invita a bailar desnudas delante de un espejo cada día hasta que nos hayamos liberado del odio o de la vergüenza y aprendamos a ver la claridad de nuestro cuerpo. Cuando dejamos de mirar las revistas y los anuncios y de compararnos con quienes creemos que tenemos que ser, podemos mostrarnos con el cuerpo que tenemos y sentir gratitud por la capacidad que nuestro cuerpo tiene de recibir placer, independientemente de nuestro peso a nuestra edad.

 Esta noción de amar nuestro cuerpo nos ayuda a escuchar lo que este necesita para tener la mayor salud posible, en lugar de desear que se distinto. La sexualidad también se ve conectada a menudo con el miedo a nuestro poder. Con frecuencia, de pequeñas nos enseñan a aplacar nuestro dinamismo y descaro, y a veces aprendemos a tener nuestra propia energía y nuestro estado salvaje. Tu sexualidad es poderosa, porque es energía vital que fluye a través de ti. Cuando reclames tu sexualidad por ti misma, tendrás más confianza. Tendrás más claro lo que quieres y lo que no quieres en el dormitorio y en todos los otros espacios de tu vida.

Encontraras tu voz, aprenderás a tener respeto hacia ti misma y perderas el miedo a pasarte de la raya o a quedarte corta. A veces te asustaras, pero como Diosa Guerrera adquieres poder cuando reclamas tu sexualidad para ti. Cuando accedes a su flujo, todas las áreas de tu vida se verán afectadas.



 

 


Banner